martes, 31 de octubre de 2017

"The True Cost " película documental sobre quien paga realmente el precio de la moda

True Cost es una película documental que trata de la historia de la ropa que usamos, las personas que los fabrican y el impacto que la industria está teniendo en nuestro mundo, que recomiendo ver para conocer la realidad que hay detrás de muchas marcas "low cost".
El precio de la ropa ha estado disminuyendo durante décadas, mientras que los costos humanos y ambientales han aumentado dramáticamente. The True Cost dirigida por el documentalista Andrew Morgan, es una película documentalque  nos pide que consideremos quién paga realmente el precio de nuestra ropa.
 El 24 de abril del 2013, el edificio de ocho pisos Rana Plaza, en las afueras de Daca, la capital, se derrumbó sobre los empleados de la fábrica textil que alojaba y que producía prendas para una treintena de marcas occidentales. Murieron alrededor de 1.100 personas y más de 2.000 resultaron heridas.
Desde ese momento, Morgan empezó a preguntarse de dónde venía su ropa y a interesarse por los perjuicios sociales, económicos, ambientales y psicológicos que provoca la moda, una industria que cada año genera más de 2,5 billones de dólares en utilidad
 Su preocupación por el fenómeno conocido como 'fast fashion' quedó plasmada en el documental The True Cost (el verdadero costo), presentada en el Festival de Cannes de 2015. “Hoy estamos maquilando más ropa, consumiendo más, usando más recursos y pagando menos que en cualquier otra época. Al mismo tiempo, hay unos estragos ambientales insostenibles y un récord de accidentes laborales en factorías”, resume el director.
 Se calcula que en el mundo hay unos 40 millones de obreros del textil, de los cuales el 85 por ciento son mujeres. Buena parte de estas personas son menores de edad, cobran 2 dólares al día, trabajan en condiciones peligrosas, son oprimidos, golpeados o hasta lisiados.

"La conversación sobre este tema ha sido largamente aplazada, pero por los testimonios que recogí me he dado cuenta de que cada vez hay más gente incómoda con un sistema que hace más ricos a los ricos y más pobres a los pobres. Lo que se necesita hoy es un debate real sobre las alternativas, porque el sistema es contra natura y el planeta está pagando el precio”, opina el documentalista.
 Cómo cambiar esta realidad?.
 Eldirector de 'The True Cost' dice: “En las últimas dos décadas cedimos el control global a corporaciones multinacionales, y ahora vivimos las consecuencias. Las cosas no van a cambiar porque sus accionistas se despierten un día con la idea de hacer algo diferente, sino por la presión diaria de la gente. No podemos mirar hacia otro lado. Este documental ha sido un proyecto revelador y desgarrador, una experiencia que me ha mostrado que cada uno de nosotros, con sus decisiones, demuestra el tipo de mundo que quiere”.

sábado, 14 de octubre de 2017

La moda como pensamiento social

" La moda  es la religión de lo nuevo". Baudelaire

Vestido de Rei Kawakubo. Exposición de Balenciaga en V&A Museum. London

Ahora, otra vez , en la piel del filósofo, siguiendo con el post anterior, pasemos al siguiente nivel. La filosofía reflexiona sobre temas profundos. Nada que ver con esas chorradas para frívolos y consumistas que se ven en los desfiles, siguen las blogueras y compran revistas y trapos de temporada.¿ Y si, paradójicamente esta supuesta vacuidad fuera la causante de que sus mensajes llegaran más lejos que muchos ensayos de filosofía?.


Es posible que Coco Chanel haya hecho a principios del XX más por al mujer que muchas activistas. Las liberó de los apretados corsés que las envolvía , diseñando un vestido funcional, zapatos planos y un bolso cruzado. Para que dichos diseños acabaran calando en la clientela adecuada, Chanel los convirtió en deseables  rodeándose de la élite cultural del momento. de Picasso  a Coucteau. Algo parecido sucedió con la moda surrealista que invento su coetánea, Elsa Schiaparelli. Pero claro, era una época en la que las vanguardias artísticas no se les caían los anillos por  colaborar con las vanguardias artísticas.
Vestido conceptual de Chalayan.Exposición Balenciaga en V&A de London
Tampoco hace falta remontarse tan atrás . En los noventa el diseñador Hussein Chalayan sorprendió con una colección de muebles que se convertía en prendas para llevar. Era su forma de denunciar el drama de los refugiados. Chalayan ha ido sin duda más lejos que cualquier otro diseñador hasta convertir sus desfiles en eventos poéticos y conceptuales. Si bien, él no cree que en las pasarelas impere un discurso crítico, como ocurre en las artes plásticas; sin embargo el cuerpo representado es el mejor símbolo cultural. “El diseñador de moda tiene la facultad de deconstruirlo, empaquetarlo y recontextualizarlo. Esto tiene enormes implicaciones políticas incluso si no se busca, es inevitable. Muchos diseñadores no son conscientes de este aspecto y es que generalmente no están entrenados como artistas" opina el diseñador.Chalayan se define como un artista que hace moda, un contador de historias, que crea procesos que implican una historia, o una manera de pensar, o una idea.También el trabajo de la diseñadora japonesa Rei Kawakubo irrumpió en Paris con telas desgastadas y negras llenas de agujeros. El horror, esta vez causado por la bomba atómica, podría ser recordado si lo llevábamos puesto. Hoy parece que esos discurso filosóficos y sociales se han esfumado. La moda está muy de moda, y solo importa que esa industria millonaria siga enriqueciéndose creando cada vez más colecciones.
la ropa animátronica de Chalayan

"La religión de lo nuevo", la llamaba Baudelaire. Una descripción que se ajusta a lo que estamos viviendo. La tendencia de ayer ha muerto, ni siquiera somos capaces de recordarla. La de ahora es ley: quien no la  cumple está fuera. No es de extrañar que las revistas que las revistas abusen del imperativo:" Actualiza tu armario", " Hazte con esa chaqueta". Tengamos en cuenta, además, que modernidad y moda tengan la misma raíz. No hay pasado, solo revival, ni futuro para los modistos, solo importa lo que ocurre ahora mismo.¿ No es este cóctel de consumismo, novedad y presente la base sobre la que se ha construido la sociedad capitalista de hoy?
Necesidad de poseer el ahora, deseo de distinguirse del resto y obligación de imitar a aquel que queremos parecernos. Así es y será esta industria. Pero eso no quiere decir que la filosofía le haya dado la espalda. Actualmente, la moda es el puro signo de la moda. No significa belleza. No significa más que ella " opina la filósofa  Francoise Gaillard. Ya no sirve para distinguir las clases sociales ni para realzar el canon femenino del momento. Solo sirve para estar de moda. Y eso tiene unas implicaciones: la primera, es que la moda no tiene que ser ni bonita ni fea, no tiene porque adecuarse a la estética actual" Defiendo lo falso y lo exagerado" dijo en una ocasión Gaultier." Lo bello es aburrido" nose cansa de admitir la que quizás sea hoy la autoridad en tendencias: Miuccia Prada. Nada es confortable en en Prada, lo suyo es un ideal de mujer que está más alla´de canones y códigos indumentarios. " El individuo es un devenir múltiple" dice la nota de prensa de otoño de Gucci parafraseando a Gilles Deleuze.. Para sus propuestas de verano, su director crativo, Alessandro Michele, se basó en las teorías del juego y la combinación de opuestos del pensador alemán Elias Canetti.
Foto de Richard Avedon el filósofo de la moda.

Hay algo de impostura y de afección, de fingir profundidad por parte de la moda que se apropia de argumentos filosóficos. Muchos dirán que la moda necesita de la filosofía para hacerse la importante y que la filosofía se basta consigo misma.. Hagamos una prueba: en la era actual en la que muchos pensadores intentan arrojar luz sobe el posfemenismo y deconstrucción de géneros, la moda lleva tiempo integrando a transexuales, andróginos y gender fluid  en pasarelas, portadas y vallas publicitarias. También proponiendo formas de economía colaborativa ( como hacen las plataformas TrendUp o Vestaire Collective). La moda no es filosofía ni quiere serlo,pero sí  cobra sentido la frase de Balzac que encabezaba mi post anterior" El que en la moda solo ve moda es un necio".

Bolsos de la colección de Soliloquy

Bolso  Soliloquy clutch al hombro de serpiente con tira rosa Bolso Brick Lane   mostaza de piel . Soliloquy Algunos de los bolsos ...