"Made in Spain ", valor en alza

La moda ha sido uno de los sectores que más ha sido afectado por la deslocalización.
En los últimos años, mientras marcas españolas como Zara, Mango se imponían a nivel mundial con un éxito fulgurante, centenares de talleres de ropa y pequeñas marcas cerraban sus puertas.. España, que tenía en los noventa más de 300.000 trabajadores en el sector, ahora cuenta con poco más de 135.000, un desplome que se debe, ya se sabe, a la deslocalización de la industria a los países asiáticos, sobre todo a China. Sin embargo, cuando se pensaba que la tendencia era inexorable, hay señales de que está cambiando.Dos décadas después del boom de la deslocalización, cada vez más voces hablan de la posibilidad de que España recupere parte de esa producción.

De hecho, más y más empresas anuncian el traslado de su confección a plantas españolas: pequeñas firmas como Lenita (moda de baño), Dándara, Vega Cárcer (bolsos) o Rebeca Sanver (calzado), pero también grandes como LVMH, que decidió en 2010 abrir una planta en España donde fabricará cinturones para todo el mundo. Otra de las grandes que ha aumentado su exposición a los proveedores españoles es Inditex, que subió sus encargos de 2.000 a 3.400 millones de euros entre 2011 y 2012
 Se trata de un fenómeno, por supuesto, no exclusivo de España. En Estados Unidos, que aún produce fuera el 97% del vestuario que consume, marcas de moda como Karen Kane, American Giant, Levi´s están trayendo o van a traer producción a casa.

La clave es China, que ya no es tan atractiva como plataforma de producción para exportar. La fuerte subida de los salarios, junto con la apreciación del yuan, y una vez sumados los costes de transporte o arancelarios, ha borrado los diferenciales de hace años . Además las condiciones de trabajo en China son cada vez más exigentes, hay más huelgas, la disposición de los chinos a trabajar muchas horas es menor y la legislación laboral se ha endurecido. Al revés que en Europa y EE UU, donde la desregulación laboral y salarial va en aumento.
 Pero los costes no lo explican todo. Muchas empresas no tienen volumen suficiente para encargar series largas (lo obligado en China), otras carecen de crédito para subcontratar en el extranjero, y otras aún se quejan de problemas de calidad.Se ha impuesto, además, el pronto-moda, que exige proximidad: las marcas reponen las existencias con más frecuencia y “no pueden estar meses . No hay que obviar las cuestiones de imagen. El traslado de producción a terceros países recibe críticas crecientes, sobre todo tras la tragedia del edificio de Bangladesh. Hay una tendencia a defender el empleo comprando lo hecho en casa
.Muchas organizaciones empresariales del sector empiezan también a actuar. En Valencia, la patronal de productos infantiles, ASEPRI, promovió un centro de producción multiempresa que se dedicará en una primera fase a confeccionar moda infantil. Ya se han apuntado seis empresas. El gran desafío en España es el de reconstruir un sector industrial desaparecido en buena parte con la deslocalización. . Harán falta enormes inversiones en equipos de última generación y en la formación de personal en las nuevas técnicas. Algo que se ve difícil por las restricciones crediticias. Un estudio de Cluster Development especificaba en 2012 que, para tener una cadena productiva eficiente, habrá que desarrollar “acuerdos de colaboración entre empresas, invertir en nuevos tipos de maquinaria, mejorar la capacidad de diseño de los proveedores y ofrecer servicios integrales de gestión de la producción”.
Esto tardará más en conseguirse en la confección, que sigue perdiendo empleo y cerrando talleres y plantas, que en el calzado, que ha logrado crear incluso empleo en España (pasó de 22.800 a 24.300 trabajadores en los últimos dos años). Tan grande ha sido la pérdida de capacidad industrial (actualizada) en la confección, que muchas empresas, necesitadas de producir al lado de casa, no han podido encargar su fabricación en España, optando por Portugal o Marruecos.
 Decisivo será el papel de las grandes marcas como el grupo Inditex, Cortefiel vuelvan a  producir en nuestro país; actualmente producen el 90% de su producción fuera de España. Esto puede impulsar
un crecimiento de pequeñas marcas de moda
Por fin se vislumbran esperanzas en el sector de la confección !


Comentarios

Entradas populares de este blog

Lavin en H&M

White Milano

PUNK como tendencia de moda en la primavera-verano 2013